La vieja notebook del millón de dólares, ¿una obra de arte?

La pregunta por el arte lleva siglos debatiéndose. Es que su definición delimita una fina frontera entre lo que pertenece y lo que no, entre lo que vale por los materiales o por el concepto detrás de su agrupación (es decir, unos cuantos pesos o millones de dólares). ¿Es una notebook arte? ¿Vale una computadora portátil de 2008 un millón de dólares? Seguramente creas que no pero eso es cierto, al menos en este caso.

“The persistence of chaos” (Persistencia al caos) es una obra del artista de internet Guo O Dong. No es una pintura ni una escultura: es una notebook Samsung NC10-14 GB, de 10,2 pulgadas y fabricada en 2008. Fue subastada a fines de mayo en 1.345.000 dólares. ¿Por qué alguien pagaría esta suma de dinero? Porque dentro de ella se alojan seis de los virus más peligrosos de la historia (hasta el momento, claro).

“Tenemos esta fantasía de que las cosas que pasan dentro de las computadoras no pueden afectarnos pero es absurdo. Los virus que comprometen las redes eléctricas o la infraestructura pública son capaces de causar un daño directo”, afirmó Dong a The Verge. Por eso, se propuso materializar de alguna manera las amenazas informáticas a las que estamos expuestos. De todas formas, que no cunda el pánico: la notebook está aislada para prevenir la propagación de los virus, así que mientras que no se conecte a internet ni se le coloque un USB, estamos a salvo.

A esta altura te preguntarás qué es lo que contiene esta máquina. Dentro de ella se alojan los malwares ILOVEYOU -célebre por infectar en el 2000 a unas 50 millones de computadoras gracias a su amigable forma de correo electrónico y archivo compartido-; MyDoom -recordado como uno de los gusanos más rápidos de expandirse, descubierto en 2004-; SoBig -un gusano troyano que, en forma de spam, copiaba archivos, se autoenviaba a otros contactos y dañaba tanto software como hardware-; WannaCry -un ransomware virulento que infectó más de 200 mil PCs-; DarkTequila -un malware capaz de robar contraseñas bancarias e información corporativa incluso estando offline-; y BlackEnergy -responsable del apagón de Ucrania en diciembre de 2015-. Los daños que provocaron, en conjunto, ascienden a los 95 mil millones de dólares.

Para crear esta obra de arte, Dong contó con el apoyo de la empresa de ciberseguridad Deep Instinct, que fue la encargada no solo de proporcionarle los virus sino también de crear las condiciones seguras para su instalación. En cuanto al comprador, aun se mantiene anónimo. Sin embargo, al adquirirla tuvo que acceder a una serie de condiciones, ya que la venta de malware es ilegal en Estados Unidos. Entre ellos tuvo que acordar que su compra se debió a razones artísticas o de investigación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s